¿Le echamos cuento?

Campo de cometas (Óleo de J. Valcárcel)

Mindú era un niño pequeñito del tamaño de un cerezo recién sembrado. Vivía en un antiguo reino ahora ya olvidado, de cuyos senderos sinuosos plagados de leyendas extrañas, no queda más que un manto confuso de arbustos y de frondosos bosques umbríos. Mindú estaba triste. Tenía una pequeña cometa de colores, la más hermosa que jamás nadie había tenido y no sabía hacerla volar. Si no aprendía a hacerlo pronto, no podría entrar a la Casa de los Juegos, lugar de encuentro para los niños de su edad.
Mindú se preguntaba por qué sería esto tan importante para los mayores….

Pincha aquí si te animas a seguir la historia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s