Shangri-lá

Entre los antiguos mitos budistas destaca el de la existencia de un paraíso perdido, conocido como Shambhala donde vivían seres inmortales en armonía perfecta con la naturaleza y el universo. En la India se llama Kalapa, mientras que la tradición china lo ubica en los montes Kun Lun. Asimismo, en la antigua Rusia se hablaba de la antiquísima Bielovodye, la Tierra de las Aguas Blancas, donde vivían santos ermitaños de inmensa sabiduría.

Durante miles de años se han escuchado relatos acerca de algún lugar más allá del Tibet, entre los inexpugnables picos y apartados valles del Asia central, que persiste como un paraíso inaccesible.
James Hilton, en su novela Horizontes Perdidos (1933), recreó el mito y lo llamó Shangri-La. Tanto en la novela, como en el film que le siguió, esta tierra fue retratada como un reducto aislado de felicidad y eterna juventud, inaccesible para el común de los mortales. La película dirigida por Frank Capra en 1937 sitúa el pariso en la tierra visto por los ojos de un diplomático inglés que sufre un accidente áereo en el Tibet y sobrevive a él. No desvelo más…

Una buena película que ha venido a mi memoria estos dias en los que el Tibet está sufriendo una brutal represión silenciada por el gobierno chino. Mientras, la antorcha olímpica viaja siendo objeto de varios intentos de sabotaje que se unirían a las protestas de los nepalíes en su mayoría censuradas. ¿Queda algún paraiso en la tierra?

Recojo un video homenaje al Tibet de REM y Radiohead.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s